Black Mirror y el poder del odio

Los haters son aquellas personas cuyo común denominador es la interacción social a través del odio. Perciben el mundo bajo el manto de la negatividad, reaccionando con rechazo y de forma sarcástica. No soportan la felicidad ni que alguien destaque de alguna forma. Odian los cumpleaños, los helados, el verano, la Navidad, los selfies, cualquier cosa que a otro pueda gustar. La felicidad no existe y queda todo englobado en el cinismo, la desconfianza, la incredulidad y, sobre todo, el prejuicio.

Pero no sólo se dedican a incordiar, también cumplen una función fundamental: proporcionan conflictos para matar el aburrimiento general. Son la catarsis de la era digital. Una catarsis con la que hay que tener mucho cuidado en la web y en las redes sociales, lo que tocan se hace viral y se convierte en una plaga. Están enfadados y saben odiar de verdad, influyendo como un efecto dominó en todos aquellos que simplemente se dejan llevar por la inercia colectiva. Es muy cómodo y sale barato odiar y criticar a la gente. Cualquiera que se equivoque en Internet o en los medios quedará expuesto a su odio de la forma más cruel posible. El odio es más sofisticado de lo que parece a priori.

psicologos-madrid-haters-black-mirror-television-2

Y de haters va el último episodio de la tercera temporada de Black Mirror. Y si no lo has visto, cuidado, se avecinan numerosos spoilers.

En una Londres del futuro, las detectives Karin Parke y Blue investigan unas siniestras muertes ocurridas en extrañas circunstancias. En su investigación, descubrirán que las redes sociales tienen mucho que ver con los sucesos.

Todo comienza, aunque se sabe después, con el hashtag #MuerteA (#DeathTo) seguido de la foto de la “víctima”, un personaje al que quieres dar por muerto. Desde una periodista, un rapero hasta el primer ministro. Todos ellos cometen algún tipo de acto que escandaliza al público y se convierten en blanco de los haters. La sociedad saca lo peor de sí, se producen los acosos, los paquetes con tartas llenas de odio, las llamadas telefónicas, y mucha persecución en las redes sociales. El hashtag se hace viral y, sin saberlo, la persona más nombrada cada día muere.

Hasta aquí todo bien, o casi. La sociedad se convierte en juez, jurado y, en cierta forma, verdugo. Es el sueño de todo hater, poder borrar de la faz de la tierra al objeto de su odio. Pero detrás de cada hater hay aún más haters. Y los próximos en morir al tercer día serán todos aquellos que usaron el hashtag. Vaya, odio mata a odio. Poético.

psicologos-madrid-haters-black-mirror-television-1

Las redes sociales se convierten en un circo romano. Espectadores que deciden con el pulgar quien vive y quien mure. ¿Hay mayor poder sobre otra persona? Y quizás en este poder, o más bien en la necesidad de, donde resida la causa de la proliferación del odio. Una sociedad abarrotada, que crea inseguridad, alineamiento, baja autoestima, odio, envidia. Necesitamos destacar, sentirnos parte del mundo, pero también ser seres únicos. Atacar al resto parece el arma más fácil y, como siempre, la más peligrosa, porque nos acabamos convirtiendo en lo que nos aterra, que evidencien nuestra vulnerabilidad, que minen nuestra coraza y dejen al descubierto al ser frágil que realmente somos.

La cultura del odio se expande como una plaga, de igual forma que se expande el miedo y la debilidad. Seres imperfectos que odian a seres imperfectos. Odio alejado de empatía. Verdugos con tweets virales. Y una sociedad que no sólo lo permite, sino que parece disfrutar del circo.

¿Aún no has visto Odio Nacional? Black Mirror ha venido a sacudir tu conciencia.

Sobre nosotros Ángel Rull

Psicólogo clínico experto en Psicología positiva y Coach nutricional. Imparto cursos en Piérate de psicología positiva orientada a la autoestima y coaching nutricional para ayudar a perder peso, crear nuevos hábitos y fortalecer la mente con herramientas. Toda la información en la web www.angelrull.com. Director creativo y redactor en Cítrica Magazine (www.citricamagazine.com). Psicólogo en la Unidad de Obesidad López-Nava (www.obesidadlopeznava.com)

¿Nos cuentas tu opinión?