El collage de distorsiones cognitivas

 

beamonite-(7)

Las distorsiones cognitivas son errores en el procesamiento de la información de la que disponemos.  Se basan en esquemas erróneos sobre la forma de interpretar los hechos. Como es lógico, este tipo de errores de procesamiento tienen consecuencias: Emociones negativas, conflictos en las relaciones con los demás, considerar la vida o las circunstancias de manera negativa… todo ello basado en interpretaciones erróneas.

Pongamos por caso el siguiente ejemplo: Estás comiendo en un restaurante y acude una señora mayor con los que, interpretas, son sus nietos. Los dos niños se sientan a tu espalda y comienzan a alzar la voz, a pelearse y a golpear sus sillas contra la tuya. Te giras y ves a la abuela impasible, mientras los niños continúan comportándose así. ¿Qué piensas? Comienzas a sentir rabia y frustración y finalmente decides llamar la atención a la abuela de los niños.  Ella, avergonzada, te pide disculpas y te cuenta que hace poco han perdido a sus padres y están mucho más inquietos, y ella no sabe cómo hacer que se tranquilicen. ¿Qué piensas ahora? Lo que piensas interpretando la situación desde un punto de vista o el otro, te hará sentir unas emociones u otras. Para conseguir interpretar la realidad de manera racional, habremos de basarnos en hechos, más que en esas hipótesis que nuestra mente va elaborando.

Las distorsiones cognitivas son muy habituales, aquí se incluyen algunas de ellas, que componen un collage de las más comunes.

 

Personalización: Sentirse responsable de acontecimientos externos cuando en realidad no se tiene responsabilidad. Ejemplo: Estás hablando con un amigo al que hacía tiempo que no ves y se mira el reloj. Automáticamente piensas “le estoy aburriendo”, cuando en realidad, la persona tiene prisa, ha quedado, tiene que entrar al trabajo, etc.

Los “debería”: Creencias inflexibles y rígidas sobre cómo debería ser uno mismo o los demás. Ejemplo: En una situación de desempleo, seguir formándote, dedicar varias horas al día a buscar trabajo y decirte “debería tener un empleo ya, debería haber conseguido algo mejor...”.

Filtro mental: Prestar atención a los esquemas disfuncionales sin atender a la información que los contradice. Ejemplo: Decirte “las personas son malas” porque nadie dé limosna a una persona necesitada en el metro y no tener en cuenta la ONG que actúa a dos manzanas de tu casa.

Inferencia arbitraria: Llegar a conclusiones incoherentes con la realidad o la evidencia objetiva.  Ejemplo: En el trabajo, ves a dos compañeras mirándote y riéndose. Automáticamente piensas “se están riendo de mí”.

 

J.Luis I.Puche

Imagen de @beamonite

¿Nos cuentas tu opinión?