Cruz y Ortiz

La Fundación ICO acoge, desde el 4 de octubre de 2016 hasta el 22 de enero de 2017, la muestra “Cruz y Ortiz. 1/200...1/2000”, que recopila más de cincuenta proyectos (algunos finalmente construidos, otros no) que pretenden resumir los más de cuarenta años de trayectoria del estudio Cruz y Ortiz Arquitectos, a través de maquetas y croquis originales, lo que supone un acercamiento muy interesante al proceso creativo de la concepción de un edificio.

Los propios Antonio Cruz y Antonio Ortiz expresan la dificultad de producir una exposición sobre arquitectura, ya que un acercamiento a la misma debe exigir la experiencia directa con el edificio. Una maqueta, un plano o una fotografía son representaciones válidas de la obra, pero nunca conseguirán el mismo efecto que se puede experimentar in situ, pues están desvirtuadas por el factor de escala al que alude el título de la muestra. Los protagonistas señalan que, en la retrospectiva que les dedica el Museo ICO, “no se pretende hacer una descripción de las obras sino más bien mostrar una parte del trabajo del arquitecto que suele permanecer oculto”.

cruzortiz2La exposición arranca cronológicamente en 1974, con las viviendas de la calle Doña María Coronel de Sevilla, construidas en un solar de forma muy irregular en el denso centro histórico de Sevilla. La solución de Cruz y Ortiz engendró el edificio a partir de un original patio interior de directrices curvas, lo que resolvía las estrictas limitaciones geométricas, al tiempo que ofrecía un espacio para organizar tanto las propias viviendas como los accesos a las mismas.

Sin duda, la obra que les catapultó fue la estación de ferrocarril de Santa Justa, también en Sevilla, erigida para la llegada de la alta velocidad a Andalucía con motivo de la Exposición Universal de 1992. Para una construcción que necesariamente requiere de usos muy diferentes, los arquitectos logran una sensación de unidad con un óptimo uso del espacio y de la luz en cada recinto, partiendo de la espectacular marquesina de entrada que acoge al viajero y lo dirige de forma intuitiva a través del vestíbulo y los diferentes accesos hasta los andenes.

cruzortiz1

Tal vez su proyecto internacional más emblemático (a la vez que el más plagado de dificultades) sea la remodelación del Rijksmuseum de Ámsterdam, cuyo edificio original data de finales del siglo XIX. La obra supuso una auténtica odisea, con continuos obstáculos burocráticos y diferentes controversias entre políticos, conservadores, las influyentes asociaciones de ciclistas de la ciudad y los propios arquitectos a lo largo de más de diez años.

Su actuación más reciente, todavía en construcción, es el nuevo estadio de fútbol del Atlético de Madrid, que se inaugurará a tiempo para disputar la próxima temporada y sustituirá al mítico Vicente Calderón. En este caso, el punto de partida es el antiguo graderío de atletismo de La Peineta (ya diseñado en su día, hace casi treinta años, por Cruz y Ortiz), uno de los símbolos del recurrente intento de la ciudad de Madrid por albergar unos Juegos Olímpicos. En su propuesta actual, los arquitectos han buscado la sobriedad y las nuevas gradas respetan la imagen exterior previamente existente, con sus características ranuras horizontales en el hormigón; será la cubierta el elemento más llamativo y la encargada de unificar la intervención.

Román Triñanes


Copyright de la fotografía de las viviendas de Doña María Coronel:

© José Manuel Ballester

¿Nos cuentas tu opinión?