El instrumento intocable

theremin-citrica-magazine-citricamagazine-n11-revolucion (2)

El instrumento intocable

Lev Serguéyevich Termén (1886-1993), más conocido como Léon Theremin, fue un físico y músico ruso que pasó a la historia por la invención del aetherophone (algo así como eterófono), en 1919. Este artefacto se considera el primer instrumento electrónico y habitualmente se le denomina por el nombre de su creador: theremín.
Este descubrimiento fue, con toda probabilidad, una serendipia, pues se produjo mientras Léon Theremin estudiaba, por encargo del gobierno ruso, la detección del movimiento a través de las ondas electromagnéticas. Las inquietudes artísticas del inventor, que también era violonchelista, le llevaron a utilizar sus hallazgos para la creación de música, a partir de los movimientos ejercidos por las manos del intérprete al acercarse a las antenas del instrumento. Por tanto, la música brota del artilugio sin que las manos del músico lleguen a tocarlo; esto puede resultar sorprendente hoy en día, pero hace casi un siglo parecía auténtica magia.
En la cultura popular, el theremín siempre ha estado muy presente, tanto en la propia música (The Beach Boys, The Rolling Stones, Simon & Garfunkel, Pink Floyd, Led Zeppelin, King Crimson, Alice Cooper, Jean Michel Jarre, Elvis Costello, Talking Heads, Radiohead, Blur, Marilyn Manson…) como en el cine, en las bandas sonoras de filmes tan dispares como “Días sin huella” (“The lost weekend”, Billy Wilder, 1945, BSO de Miklós Rózsa), “Recuerda” (“Spellbound”, Alfred Hitchcock, 1945, BSO también de Miklós Rózsa) o “Los diez mandamientos” (“The ten commandments”, Cecil B. DeMille, 1956, BSO de Elmer Bernstein), así como en innumerables películas de ciencia ficción que aprovecharon su sonido futurista: tal vez el ejemplo más célebre sea “Ultimátum a la Tierra” (“The day the Earth stood still”, Robert Wise, 1951, BSO de Bernard Herrmann).
Últimamente, también ha aparecido en series de televisión como “Los Simpson”, “The Big Bang Theory” o “American Horror Story”.
La vida de Léon Theremin sí es una verdadera película en sí misma. En el año 1922, presentó el instrumento ante el mismísimo Lenin, que quedó tan impresionado que le envió a recorrer toda Europa para mostrar la superioridad de la tecnología  soviética; el propio Theremin se encargó de tocar en lugares tan emblemáticos como el Royal Albert Hall de Londres o la Ópera de París.
A finales de los años veinte, se trasladó a los Estados Unidos, donde vivió durante una década y llegó a fundar una empresa, Teletouch Corp., y un laboratorio en Nueva York, patentó el theremín y tocó en las salas más importantes del país. Fue una etapa muy prolífica en cuanto a descubrimientos de todo tipo, entre ellos el ritmicón, la primera caja de ritmos de la historia, o un dispositivo de detección empleado para controlar a los presos en cárceles como la mítica Sing Sing.
En 1938, desapareció de forma bastante misteriosa y existen muchas conjeturas sobre ello: se ha especulado acerca de su condición de espía, se ha dicho que volvió a la URSS para prestar ayuda ante la inminente guerra y también que fue secuestrado por agentes soviéticos. Lo cierto es que le enviaron a un gulag de Siberia y más tarde, hasta 1947, año en el que fue rehabilitado, realizó trabajos forzados con fines militares en un laboratorio de Moscú.
En esta época, Theremin inventó el micrófono pasivo, un sistema de escucha prácticamente indetectable que se activaba a distancia sin ningún sistema electrónico, que fue utilizado por la Unión Soviética para espiar a los Estados Unidos durante la Guerra Fría. La historia es bastante rocambolesca: en 1945, los niños de un colegio de Moscú regalaron un escudo con el águila americana tallada en madera al embajador estadounidense en la ciudad; el diplomático colgó el presente en su despacho y allí permaneció hasta 1952, cuando se descubrió por casualidad la presencia de un micrófono oculto en su interior.
En 1964, Léon Theremin fue finalmente liberado de sus obligaciones con el gobierno y se dedicó a la investigación en diferentes instituciones, como el Conservatorio de Moscú o la Universidad Estatal Lomonósov de Moscú. A finales de los ochenta, la progresiva apertura de la Unión Soviética le permitió viajar fuera de su país e incluso pudo regresar a los Estados Unidos. Falleció en la capital rusa, en 1993, con 97 años de edad.
Hasta el día 2 de abril de 2017, en el Espacio Fundación Telefónica de Madrid, junto a la exposición permanente de la Historia de las Telecomunicaciones, puede visitarse la muestra “Theremin. El instrumento intocable”, un pequeño recorrido por la vida y los inventos del fascinante Léon Theremin.

Román Triñanes

Sobre nosotros Clef deRouge

Directora de Arte de Cítrica Magazine. Diseño gráfico y Gestión de proyectos. Marketing Digital y Formación para la Creatividad en OC&CMarketing. Formo parte del equipo de GeneraDigital.com, agencia de comunicación, también realizo proyectos como freelance y colaboro en diversas empresas para sus propios proyectos. Especializada en branding, estrategias de comunicación y , ilustración, packaging y fotografía. Diseño cualquier cosa que se te pueda ocurrir... Contacto con los artistas y colaboradores de la revista, desde el apartado publica tu obra, si tienes cualquier duda, escríbeme clef@citricamagazine.com “El arte de la vida consiste en hacer de la vida un arte” -Lord Byron-

¿Nos cuentas tu opinión?