Juanita lala, reseña

Esta es mi primera colaboración con Cítrica Magazine y quiero poner mi granito de arena en el tema gastronómico. Mi nombre es Giuliana y llevo casi toda mi vida en Barcelona. La gastronomía siempre ha sido algo que me ha gustado desde pequeña y he tenido la oportunidad de trabajar de ello. Ahora mismo llevo un blog llamado Gastrography, donde podéis encontrar noticias curiosas de otros blogs, recetas, reseñas, etc.

En mi primera colaboración, me gustaría dejaros una pequeña reseña de mi experiencia en Juanita Lalá, es un restaurante situado en la zona de la Barceloneta (al lado del Museo de Historia). Hace unos meses atrás le había echado el ojo a este sitio y por casualidad hace unas semanas atrás recibí un mensaje privado por Facebook de Claudia, la encargada de comunicación invitándome a degustar su nueva carta y para allí que me fui. Nadie se puede negar a una invitación así.  Teníamos hora para cenar mi pareja y yo, había dos opciones, terraza o salón y nos decantamos por esta última. Nada más entrar uno de los camareros nos llevó a nuestra mesa y nos dejó la carta. Podíamos escoger lo que quisiéramos. Empezamos la degustación con unos mojitos, mi chico de Jagger y el mio de maracuyá (adoro el maracuyá en todas sus formas).  Los camareros sobre todo muy atentos de que todo estuviera a nuestro gusto. Pedimos de entrante unos tacos de pollo con guacamole y jalapeños. Sin duda el sabor del pollo era espectacular y estaba jugoso. El otro entrante eran unas bravas, para mi gusto le faltaba ese toque de picante, pero no por eso estaban malas, sino todo lo contrario. Las patatas eran caseras y las salsas también,  no le pusieron el típico alioli. Los siguientes platos, fueron los fuertes; picaña de ternera con patatas. La picaña es una carne brasileña riquísima, se tiene que quedar poco hecha. El otro plato fueron unas costillas de cerdo con salsa barbacoa, aunque no soy muy fan del cerdo, he de decir que esas costillas se te deshacían en la boca de lo bien hechas que estaban.  Y por último, aunque ya estábamos llenísimos siempre y digo SIEMPRE, hay sitio para el postre. Nos llamó muchísimo la atención las croquetas de chocolate, sí, sí, habéis leído bien CROQUETAS DE CHOCOLATE. Una pena que no fueran como nosotros pensamos, pero estaban bien, quizás acompañadas de otra manera y con otro tipo de chocolate habría estado mejor, pero es un postre curioso donde los haya. Y por última y la reina de la noche, fue una Cheesecake. No tengo palabras para describir lo riquísima que estaba. Y así fue mi experiencia en Juanita Lalá, agradable donde las haya y sin duda volveré más adelante, ya no solo por la comida, sino por el trato de todos los camareros que trabajaron esa noche.

Giuliana Hesse

¿Nos cuentas tu opinión?