La maldición de los 27: Kurt Cobain

 “I hate myself and want to die”

kurt-kobain-maldicion-de-los-27

A día de hoy, la muerte del que fue el máximo exponente del movimiento grunge, sigue siendo un auténtico misterio. Nirvana, esa banda icónica de finales de la década de los 80 y principios de los 90, y de la que Kurt Cobain era vocalista y guitarrista, desapareció con la muerte de éste en extrañas circunstancias.

kurt-cobain-maldicion-de-los-27-revista-arte-y-cultura-citrica-magazine (3)

El 5 de abril de 1994, al parecer, Kurt Cobain se quitaba la vida con un disparo de escopeta, que presuntamente consiguió con la ayuda de Dylan Carlson (guitarrista y cantante de la banda Earth), a la edad de 27 años.

“I hate myself and want to die” (Me odio a mí mismo y quiero morir) fue el título que Kurt Cobain tenía en mente para el disco In Utero de Nirvana. Según declaraba, la usaba para responder a quien le preguntaba cómo estaba, en tono de broma. Fue el bajista, Novoselic, quien convenció a Kurt de que esa “broma” se podría malinterpretar.

kurt-cobain-maldicion-de-los-27-revista-arte-y-cultura-citrica-magazine (1)

Este último álbum no estaba teniendo ni el éxito ni las ventas que las expectativas de todo el trabajo anterior preveían, y ese fue otro de los factores que influyó en el desenlace de la historia de Kurt Cobain. Hipocondríaco, adicto a las drogas, obsesivo con ciertos temas, como por ejemplo con la novela “El perfume” (incluso escribió una canción sobre ella, “Scentless Apprentice”) –en la que el personaje principal huye al mundo rural y siente repulsión de los humanos y fascinación  por ciertos olores que le llevan a convertirse en un asesino–, hacían de Kurt una persona, cuanto menos, extravagante.

kurt-cobain-maldicion-de-los-27-revista-arte-y-cultura-citrica-magazine (2)

En cuanto a vida personal, Kurt estaba casado con Courtney Love, con la que tuvo una hija en 1992. Los doctores habían aconsejado a esta que abortase, debido a que el feto podría haberse visto perjudicado como consecuencia de su adicción a la heroína. Y precisamente es este tema el más controvertido. Tom Grant, investigador que ha seguido el caso de la muerte de Kurt Cobain desde el 94, retrató en un polémico documental –Soaked in Bleach– su teoría. En ella asegura que el líder de Nirvana fue víctima de una conspiración. A pesar de que la autopsia concluyó que se había suicidado, Kurt había consumido una dosis de heroína que triplicaba lo normal para un adicto, y los médicos aseguran que no podría haber levantado la escopeta con la que supuestamente se disparó en la cabeza. Por si fuera poco, la abogada de Kurt Cobain, Rosemary Carroll, declaró que Courtney y Kurt estaban a punto de separarse, y Kurt quería fuera del testamento a Courtney. Estos y otros muchos datos, hacen sospechar a Grant que Kurt Cobain no se suicidó, y en una entrevista responde que para él, Courtney Love está mentalmente enferma, a nivel psicopatía y sociopatía. No os perdáis el documental mencionado anteriormente, dirigido por Benjamin Statler, para tener un punto de vista más amplio sobre la muerte del adalid de la Generación X.

J. Luis I.Puche

¿Nos cuentas tu opinión?