Mapamundi navideño

La Navidad da vida y luz a muchas ciudades de todo el mundo, a millones de personas que la celebran. Siempre hay música, preparativos, regalos, comidas y celebraciones.

Pero también tiene sus particularidades en cada país, al adaptarse a las costumbres y maneras de vivir de sus habitantes.

En España, las familias se reúnen el 25 de diciembre, con la misa de gallo, a las doce de la noche, al igual que en muchos países hispanohablantes. Los turrones y mazapanes adornan las mesas de la casa.

Ya sabemos que en Italia prefieren las lentejas a las uvas en Nochevieja. Y es la bruja buena Befana la encargada de repartir los regalos a los niños. En Rusia, ni los reyes magos, ni papá Noel, ni una bruja; es la Babushka (abuela, en ruso) quién reparte los regalos a los niños buenos. Según la leyenda, este personaje navideño de Belén no pudo ofrecer su presente al niño Jesús al nacer y, hoy en día, sigue buscándolo para cumplir su promesa.

Para los franceses, la Navidad empieza con la llegada de San Nicolás, el 6 de diciembre. No son los reyes quiénes traen los regalos, pero ese día se come la gallete de rois. El más pequeño de la casa se esconde bajo la mesa y va designando quién come cada pedazo de la gallete. El afortunado que encuentre una habichuela dentro será el roi y recibirá, por tanto, la corona.

¿Te llamas María? Entonces solo tú podrás apagar la vela blanca que las familias irlandesas encienden en la entrada de su casa.

Si nos vamos hacia el este, nos encontramos con los títeres de Polonia. En el pesebre polaco hay un escenario teatral para las marionetas.  Además, es tradición meter una carpa en la bañera -o las que hagan falta- que pasará el día esperando a la cena de Navidad…Esta costumbre de “el pescado en la bañera” se extiende también en República Checa y Eslovaquia.

Un regalo, un poema" es el lema navideño en Letonia. En Nochebuena nadie podrá coger su regalo bajo el árbol sin haber recitado un pequeño poema.

Nos dirigimos hacia el sur del planeta. En Mozambique y otros países de África son lo niños quienes realizan el “portal de Belén” tallando las figuras en una madera blanca y muy blanda. También cantan villancicos por las calles y todo se comparte.

Si cruzamos el charco, vemos que en algunas zonas de México continúa la tradición de anunciar el nacimiento de Jesús casa por casa, llevando consigo imágenes de María y José.  Y Warini es el nombre con el que los hondureños llaman al anunciado de la Navidad el 24 de diciembre.

Ya en Asia, las minorías católicas también celebran la Navidad. En la India las familias adornan los arboles de mango o de banana y, normalmente, tanto cristianos como nos cristianos la celebran con bombos y platillos.

Hay países donde la Navidad coincide con el verano, como Australia y Argentina. Allí son fechas de sol y playa. Y, por supuesto, los trajes de papá Noel se adaptan para el calor.

Sea como sea, diciembre es un mes de celebraciones, fiestas, reuniones y mucho amor. O eso se intenta.

Begoña Santaella Gómez

¿Nos cuentas tu opinión?