Unicornios Urbanos, relatos y haikus diseñados para cambiar todos tus puntos de vista

Adrián Molino decide atraparte en la vida de un smartphone, una cámara de fotos o la grabadora que recoge las últimas palabras de quien va a morir. Pero también te hace buscador de unicornios, psicólogos con ansias de volar o personas que no encuentran la normalidad.

¿Puntos fuertes? Uno de los relatos, dividido en varias partes, que lleva el mismo nombre que la obra, Unicornios Urbanos. Su protagonista busca incansable y de forma obsesiva un unicornio, pero su versión humana, es decir, aquella persona que reúna las cualidades de un unicornio. Su vida gira en torno a esa única tarea: ansía conocer a esa persona tan especial, por el mero hecho de buscar y llegar a encontrar. Este relato ofrece sensibilidad, pero también, muchísima soledad y ternura. Es el claro reflejo de quien se obsesiona buscando lo que simplemente surge, y que una vez dejamos de buscar, aparece sin más.

Pero, además, el conjunto de relatos da una dimensión analítica social de cualquier país occidental. Los protagonistas son raros y peculiares, pero también mundanos y cercanos. Saltan chispas de cotidianidad, de pensamientos y emociones, de vidas contadas en suspiros pero que narran un mar de sentimientos.

Y el punto negativo, es la superficialidad que a veces aparece entre sus líneas. Son relatos breves que necesitan de forma incondicional sumergirte y, en alguna ocasión, se quedan en nada.

adrian-molino-unicornios-urbanos-reseña

Aun así, Unicornios Urbanos es un must en tu vida. Rápido, sencillo y, sobre todo, muy sereno, pero que cuenta lo que a todos nos pasa, seamos o no buscadores de rarezas.

Ángel Rull.

Leer más.

 

Sobre nosotros Ángel Rull

Licenciado en Psicología, Experto en Psicología Positiva y en Psicología Nutricional. Psicólogo Online. Redactor en El Periódico.

¿Nos cuentas tu opinión?