Viajes en el tiempo

ciencia-ficcion0Aunque  autores  clásicos  como  Charles  Dickens  o  Mark  Twain  ya  habían  tratado  de cierta  manera  los  viajes  temporales  en  alguna  de  sus  obras,  suele  considerarse “La máquina del tiempo” de H. G. Wells (que es precisamente su primera novela, editada en  1895)  como  el  paradigma  del  género  de  expediciones  a  través  de  la  cuarta dimensión. El protagonista inventa un artilugio que le lleva hasta un futuro muy lejano, en  el  que  la  lucha  de  clases  se  ha  exacerbado,  dando  lugar  incluso  a  dos  especies distintas   que   habitan   el  planeta:   los   Eloi   (con   apariencia   humana,   pacíficos   y despreocupados)  y los Morlocks (que habitan en el subsuelo, son feroces y tienen un aspecto monstruoso).  La mejor adaptación cinematográfica de la obra de Wells es “El tiempo en sus manos”(“The  time  machine”,  1960),  dirigida  por  George  Pal.  El  carácter  apocalíptico  de  la novela  se extrema  (ya habíamos pasado por  la Segunda  Guerra  Mundial  y  la Guerra Fría  estaba  en  uno  de  sus  momentos  álgidos)  y,  aunque  la  película  es  bastante ingenua vista con ojos actuales, es un muy imaginativo entretenimiento de aventuras, con algunos hallazgos visuales francamente sorprendentes (el filme se llevó el Oscar a los mejores efectos especiales).Otra  novela  clásica  de  la  ciencia  ficción  es “Puerta  al  verano”  de  Robert  A.  Heinlein (publicada  en  1956),  cuya  trama  se  inicia  en  1970,  poco  después  de  una  guerra nuclear mundial. El personaje principal es un ingeniero especializado en robots domésticos que, tras perder su empresa y a su novia, todo ello frente a su socio, recurre a la criogenia  y  despierta  en  el  año  2000,  para  descubrir  un  futuro  muy  diferente  al  que había imaginado, desde el que planificará su regreso al pasado. “Matadero cinco o la cruzada de los niños” (1969) es una sátira antibélica y autobiográfica  escrita  por  Kurt  Vonnegut,  que  narra  las  experiencias  de  un  soldado en  la Segunda  Guerra  Mundial,  especialmente  durante  el  espantoso  bombardeo  sobre  la ciudad  alemana  de  Dresde.  La  novela  da  una  serie  de  saltos  temporales,  pues  el destino  del  protagonista  está  controlado  por  unos  alienígenas,  los  tralfamadorianos, para  los  que  el  tiempo  no  es  algo  lineal,  sino  que  se  percibe  de  forma  global  y  se puede seguir en cualquier orden. Esta ficción fue llevada al cine por el director George Roy Hill, con el título de “Matadero cinco” (“Slaughterhouse-Five”, 1972) y se alzó con el Premio del Jurado en el festival de Cannes. Otras  películas  populares  que  incluyen  viajes  en  el  tiempo  son  el  mediometraje experimental “El  muelle”  (“La  jetée”, 1962),  de  Chris  Marker,  que  sería  objeto  de  un remake  en  la  fabulosa “12  monos”  (“12  Monkeys”, 1995),  del  genial  Terry  Gilliam, “Terminator”  (1984),  dirigida  por  James  Cameron,  y  la  divertidísima“Atrapado  en  el tiempo” (“Groundhog Day”, 1993) de Harold Ramis. Por su parte, “Regreso al futuro” (“Back to the future”, 1985), de Robert Zemeckis, cuenta con la máquina del tiempo más cool imaginable (con permiso de la cabina de policía del Doctor Who, claro): el célebre DeLorean.

Probablemente, el más delirante filme de esta temática sea “Los pasajeros del tiempo”(“Time  after  time”,  1979),  de  Nicholas  Meyer. No  debes  perdértela,  el  argumento  es alucinante:  En  el  Londres  de  finales  del  siglo  XIX,  el  mismísimo  H.  G.  Wells  ha inventado una auténtica máquina del tiempo, que es utilizada por Jack el Destripador para huir al San Francisco de finales de los setenta; a Wells no le quedará más opción que perseguirlo hacia el futuro.

 

Román Triñanes

¿Nos cuentas tu opinión?